Home » Locales » Tras los pasos de Heinseberg: piden la indagatoria de Mariano Valdéz

Tras los pasos de Heinseberg: piden la indagatoria de Mariano Valdéz

La solicitud se fundamenta en la posible comisión de varios delitos cometidos por el ex jefe de la Delegación Santa Fe de la Policía Federal y su segundo en la fuerza, por los hechos que derivaron de la balacera en la Autovía a Buenos Aires en septiembre pasado.

El Fiscal Federal santafesino Walter Rodriguez pidió este martes la indagatoria de Valdéz y de Higinio Bellaggio por varios hechos ocurridos luego de la balacera del pasado 9 de septiembre en donde fue herido el jefe de la Delegación santafesina de la PFA. Para el representante del Ministerio Público hay motivos para indagarlos por las figuras de confabulación relativa al transporte de estupefacientes, abuso de autoridad e incumplimiento de los deberes de funcionario público, sustracción de elementos de prueba, empleo de servicios de la administración pública y falso testimonio.

La medida tiene, en principio, la posibilidad de la defensa de los imputados en la causa –que tramitó en una primera parte la justicia provincial – de los hechos novedosos que fueron a la postre el elemento clave para la federalización del expediente, que fue el hallazago  de vestigios de drogas en el bolso del ex jefe policial baleado hace tres meses cuando venía rumbo a Santa Fe acompañado por la suboficial Roxana González en un vehículo oficial de la fuerza. El bolso fue secuestrado el 20 de septiembre pasado por orden de la Fiscalía Provincial y peritado su interior por la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), que detectó presencia de metanfetamina, en el bolso y un pantalón de Valdéz. Para el Fiscal, ése dato da cuenta de un posible traslado de drogas de diseño bajo la órbita del jefe policial, ya que el mismo se encontraba dentro de la camioneta Mitsubishi L200, propiedad de Valdéz, requisada por las TOE y por Gendarmería oportunamente en la capital provincial. Rodríguez considera que ese residuo de droga pudo obedecer a un plan para transportar la droga o, en todo caso, medidas preparatorias para llevar a cabo dicha maniobra, es decir, una confabulación entre Valdéz y Bellaggio.  En ese sentido, se ubica a Valdéz desplegando esa conducta desde el día 9 de septiembre posiblemente desde Buenos Aires, situación que fuera interrumpida en la localidad de Figueira, donde ocurre el tiroteo aún confuso. Antes, el jefe policial había descendido del Ford Focus Oficial en la estación de servicios de Ramallo, en donde se dirigió solo a los fondos de la misma y allí se mantuvo un tiempo. Esa acción fue ocultada todo el tiempo en el relato de Valdéz, al mismo tiempo que Bellaggio se ocuparía luego se señalarle ésa necesidad de omisión a González, quien luego sería pieza clave en toda la historia real. Tampoco el jefe le narró a los fiscales intervinientes del MPA los verdaderos motivos de la balacera que terminó con dos disparos en su cuerpo, es decir, siempre ocultó mencionar los hechos tal como había sucedido. Este esquema de cerco verbal comenzó a romperse cuando la mujer policía declaró el 19 de septiembre la verdad de los hechos, al menos, lo que ella en realidad había vivido en la noche del 9.

El bolso

Tras los disparos, como es sabido, Valdéz y González llegaron hasta las estaciones Gemelas de YPF ubicadas en ambos lados de la autovía. Piden auxilio y luego de unas medidas policiales de rigor, son trasladados en ambulancia hasta el Samco de Arroyo Seco. Valdéz le había indicado, ordenado, a González que retire las armas y las credenciales del auto sinisestrado, y el bolso de mano, grande, pesado, según describió la mujer. Ya en el Samco, con Bellaggio en el lugar, éste le pidió a la suboficial el bolso, que luego llevaría para la ciudad de Santa Fe, como  quedó probado. La participación de Higinio Bellagio aquí es clave, como dice Rodríguez en su escrito, porque Valdéz llamó entre las 20.51 hs y las 20.58 cinco veces al celular de su segundo en el mando de la Delegación, es decir, priorizó la comunicación con Bellaggio por encima de algún familiar, amigo o cualquier persona. Esto será clave cuando el subjefe de la PFA Santa Fe le quita a González el bolso, y lo deja bajo su custodia. Para el fiscal no hay dudas que esa maniobra fue concertada bajo el propósito de no quedar en evidencia que el bolso podía ser clave en la dilucidación de una maniobra de transporte de drogas. A pesar de la escasa cantidad hallada en el bolso y un pantalón de Valdéz, eso daría cuenta de un cargamento mucho mayor, que genera justamente ese residuo en partículas muy pequeñas.

bolso valdez editado

EL BOLSO DE VALDEZ. LA CLAVE PARA ENTENDER TODO

Por otra parte, la maniobra descripta permite establecer que Valdéz y Bellaggio se valieron de bienes del Estado, en este caso un móvil de la PFA y todos los recursos oficiales, incluidos el chofer para satisfacer beneficios propios y no por el bien de la comunidad, valiéndose del abuso de autoridad e incumplimiento de los deberes de funcionarios público, con el único propósito de hacerse con el bolso de la discordia. El Fiscal también les señala haber sido los responsables del delito de falso testimonio de González, a quien amedrentaron en forma permanente para que no se aleje de la versión oficial de las primeras horas, que daba cuenta de una balacera producto de un asalto al voleo en la ruta. Los aprietes a González – descriptos en otras notas en este medio –no cesaron en las horas posteriores al evento en la ruta. Al día siguiente, el jefe de inteligencia de la Delegación de la PFA, Victor Domenech (que viene safando de varias imputaciones hasta ahora ya que está mencionado en varias causas) le pide a González que le diga dónde está, que Valdéz quiere verla personalmente. La mujer le dice que “esta muy cansada, que va a ir a verlo pero que no la molesten” y agrega “Ya lo dejé bien parado en la declaración, él no deja de ser mu jefe”. El movimiento de pinzas sobre la suboficial fue asfixiante en esos días. Bellagio también insistía por mensajes de Whast App “ ¿ Dónde estás?, el taquero quiere verte”. Finalmente logra Valdéz intercambiar mensajes de la red social con González. “Quédese tranquilo que voy a ir (a declarar)”, le dice “Roxi”. El jefe se comunica por audios. En respuesta a uno de ellos la policía se exalta: “Yo te voy a hacer una cama, sos pelotudo, mirá lo que me decís…del cagazo y el miedo que tengo… cómo se te ocurre decir una cosa así”.

-No puedo más, la cabeza me mata, dice Roxana

-Me doy cuenta que la incondicionalidad no es tu fuerte, le responde Valdéz.

-Dejá de hacerme la cabeza porque yo fui demasiado buena con vos. Y agradecé que estaba yo y la podés contar, vos pusiste en riesgo mi vida. Si fue al voleo…porque te vinieron a pegar un tiro a vos y se fueron..

-Fue al voleo, cortala con tus ideas raras, ya me cansé delos chicles y chimentos de tu amigo

Valdéz le envió decenas de audios y mensajes a González, a la que llama “bebé” o le dice “con todo cariño”. Roxana le critica que su nombre salió en los medios, en Infobae. El jefe le pide que no se preocupe y que “no hable más por teléfono, después te explico bien”.

Finalmente, en su declaración del 19 de septiembre, González terminará admitiendo que su primer testimonio fue guionado por Valdéz, que mintió, por miedo, en medio de un stress sin precedentes.

Autor: Héctor Martín Galiano

(*) “Heisenberg” es el personaje que se inventa Walter White (Bryan Crasnton) en la serie Breaking Bad para ocultar su verdadera identidad. White, es un químico que cocina metanfetamina para pagar el tratamiento de un cáncer pulmonar.

 

Etiquetas

Add To TwiiterRetweet This Post item information on FacebookShare This Stumble ThisStumbleUpon This Digg ThisDigg This Add To Del.icio.usBookmark This

About The Author

Deja un comentario