Home » Locales » Una paternidad que se consolida con el paso del tiempo

Una paternidad que se consolida con el paso del tiempo

Unión fue más que un pálido Colón y se llevó el Clásico Santafesino. El Tate superó 1-0 al Sabalero, con gol de Nicolás Mazzola a los 9′ del segundo tiempo. Los rojinegros acumulan 17 partidos sin poder ganar en condición de visitante.

Unión se quedó con la 91ª edición del Clásico Santafesino, al superar a Colón por 1 a 0. Nicolás Mazzola, a los 9′ del segundo tiempo, anotó la única conquista del partido en un repleto estadio 15 de Abril.

Fue Unión el que tuvo la iniciativa para meterse en campo rival en el arranque del partido. De hecho al minuto tuvo la primera pelota parada y en 2′ un cabezazo de Bottinelli fue contenido por Burián.

En 5′ Bonifacio en posición adelantada quedó mano a mano con el golero rojinegro. El Tate era más, con administración del balón y utilizando el costado izquierdo con Carabajal.

La primera de Colón casi termina en el primero del visitante. Una jugada que empezó en la izquierda y terminó con un remate de Aliendro que se fue besando el palo derecho de Moyano.

Ese asedio inicial de Unión fue decreciendo con el correr de los minutos pues su adversario se plantó bien, comenzó a tapar las subidas de los laterales y el cotejo ingresó en un terreno de faltas y acciones bruscas en apenas 15′.

Pasando los 20′ nuevamente Unión volvió a adelantarse en el campo, hizo retroceder a su rival, aunque le faltaba la estocada final para contar con una chance neta de gol.

Con Colón muy lejos del área rival, conteniendo y sin la tenencia de la pelota, sus delanteros totalmente aislados del resto, el equipo de Lavallén era controlado por su rival.

Recién a los 40′ un pase filtrado de Rodríguez para Morelo y el colombiano le ganó las espaldas a Bottinelli y Gómez Andrade pero su tiro de zurda le salió mordido y no tuvo problemas Moyano en quedarse con el balón. Muy poco para los de Lavallén.

Una buena incursión de Mazzola derivó en un tiro libre de Carabajal pero el remate y una serie de rebotes no prosperó. Aún así, los de Madelón fueron al frente para buscar la apertura del marcador. Algunas veces con más ímpetu e ideas en un Clásico que fue de mayor a menor en intensidad.

No hubo siquiera alguna posibilidad de comprometer a Burián y Moyano, con los dos cuidándose más de su rival que arriesgando para irse con el marcador cerrado a los camarines.

Los dos entrenadores apelaron a sus mismos intérpretes iniciales para arrancar el complemento. Unión fue otra vez a presionar a su rival, se hizo del balón y en 2′ tuvo un tiro de Martínez que se fue por arriba del horizontal.

El Tate volvió a utilizar como eje de sus acciones ofensiva el carril derecho, desprendiendo constantemente a Martínez. Esa posesión del esférico que volvía a ser clara para los de Madelón, moría en tres cuartos de cancha.

Y Colón volvió a avisar cuando por la derecha pudo desbordar Vigo que se la dejó servida a la Pulga Rodríguez que la tiró muy lejos del marco de Moyano. Y en la respuesta llegó el primero del Tate: el propio Vigo quiso salir jugando, perdió el balón por un quite de Acevedo que lo vio solo a Mazzola.

Obligado por el marcador adverso, Lavallén mandó a la cancha a Bernardi por Escobar, quedando Estigarribia como lateral por la izquierda. Y a los 20′ fue Burián el que impidió el segundo del Tate. Primero le tapó un mano a mano a Elías y el rebote favoreció a Bou pero el Charrúa rápido de reflejos volvió a contener.

En 22′ la muralla Gómez Andrade evitó el empate con un gran cierre ante el centro de Vigo. A Colón no le quedaba otra que ir a buscarlo y dejaba muchos huecos en el fondo. Méndez sustituyó al lesionado Bonifacio y Unión con confianza, casi moja otra vez.

Carabajal tiró un centro que Lértora en procura de despejar casi somete a Burián. Unión ganaba, era más y tenía servida la posibilidad de aumentar el tanteador. Ya en 30′, Madelón tuvo que realizar la segunda variante por lesión: Comas ingresó por Elías.

El segundo de Unión casi llega por otro error en la salida de Colón: Bernardi se excedió queriendo eliminar rivales, perdió la pelota y Mazzola se la pinchó a Burián pero la pelota se fue desviada. Acevedo fue otro que abandonó la cancha por lesión y Lavallén respondió con Chancalay, reemplazando a Aliendro.

El partido se moría con la sensación que Unión estaba más cerca del segundo que su rival de poder llegar a la igualdad. Pero a los 38′ llegaría la polémica de la tarde: Rodríguez abrió para Zuqui que tiró el centro y por el segundo palo Morelo puso el empate pero la jugada fue anulada por posición adelantada. Acción muy fina que Loustau penalizó en favor de los rojiblancos.

Y un par de minutos más tarde fue al revés: en el área de Colón el balón pareció pegar en la mano de Ortiz, pero el juez, muy cerca de la acción, dejó seguir el juego. De esa manera se fue diluyendo una nueva edición del Clásico Santafesino, con un justo ganador que siempre quiso ganar el partido ante un adversario que intentó especular y no le fue bien, como viene sucediendo a menudo en la Superliga.

Fuente: Diario Uno

Etiquetas

Add To TwiiterRetweet This Post item information on FacebookShare This Stumble ThisStumbleUpon This Digg ThisDigg This Add To Del.icio.usBookmark This

About The Author

Deja un comentario