Home » Justicia » Megacausa: cómo defraudaba y lavaba dinero la banda de guantes blancos

Megacausa: cómo defraudaba y lavaba dinero la banda de guantes blancos

La investigación de la Fiscalía de Delitos Económicos permitió reconstituir una serie de hechos fraudulentos de la banda detenida. En las audiencias del pasado viernes quedó en claro que el llamado “Hecho Nro. 5” es el que describe pormenorizadamente las maniobras ilícitas del grupo, definiendo roles y estrategias. También desnuda cómo se desesperaron al advertir que un campo apropiado ilegalmente pertenecía a un ex camarista de la justicia santafesina. Su hijo y su esposa hicieron la denuncia hace dos años. Allí comenzó a tirarse la piola que derivó en detenciones hace una semana.

La maquinaria se pone en marcha

El 13 de febrero de 2014, Juan Roberto Aymo hizo insertar al notario Eduardo Martin Torres, con conocimiento y connivencia -en la matriz de la escritura  Nro. 12 A P Nº 02614275 del Registro Notarial Nro. 44 sito en calle Córdoba Nro. 1253 4to. Piso Of. 1 de la ciudad de Rosario –  falsas declaraciones que el documento estaba destinado a probar, concernientes a que Ana Josefina Luppi le confería Poder Especial de Venta y Trámites Administrativos a favor de Aymo, para que en su nombre y representación, ceda, venda y transfiera, “a favor de quien resulte comprador, por el precio y la forma de pago que crea conveniente, ya sea en forma conjunta o separada la fracción de terreno de campo de 124 hectáreas situado en Monte Flores, Distrito de Villa Amelia, Departamento Rosario” . Todo quedó inscripto en el Tomo 310 C, Folio 2005, Número 163.461, Departamento Rosario. Todo ello a sabiendas de que la nombrada Luppi jamás le había conferido tal poder, por lo que falsearon su firma y utilizaron documentación de identidad  apócrifa.

Quince días más tarde Juan Roberto Aymo utilizó el mencionado poder apócrifo y procedió, en nombre y representación de Ana Josefina Luppi, a venderle el inmueble  Maximiliano Rodrigo Fabian Gonzalez De Gaetano -comprador connivente con la maniobra ilícita- en la aparente y vil suma de $ 3.000.0000. Quedó registrado en la escribanía de Juan Bautista Aliau, ubicada en calle San Lorenzo Nro. 1045 primer piso Of. “b” de Rosario.  Así, Aliau, a sabiendas de la falsedad del Poder apócrifo que Aymo presentaba, instrumentó la matriz de la escritura nro. 27 F. 02628218, insertando en la misma  falsas declaraciones que el documento estaba destinado a probar, concernientes a que: Juan Roberto Aymo, en nombre y representación de Ana Josefina Luppi, vende el inmueble a Maximiliano Rodrigo Fabián González De Gaetano por la suma de $ 3.000.0000 (pesos tres  millones) “los cuales la parte vendedora recibe en el acto y a entera satisfacción de manos del comprador, a quien le transfirió todos los derechos de propiedad, posesión y dominio, que sobre lo vendido tenía y le correspondía”.

El 31 de marzo de 2014 Aliau presentó el primer testimonio de la escritura apócrifa nro. 27 F. 02628218 junto con el certificado nro. 118742 en el Registro General de la Propiedad Inmueble, logrando que los funcionarios Carlos Rubarth y Silvana Kuczer, sin tener conocimiento de que la escritura presentada era de contenido apócrifo,  cayeran en error e insertaran, el 14 de mayo de ese año, en el Tomo 1149 F. 48 Nro. 336657 el cambio de titularidad dominial que quedó así inscripto en cabeza de Maximiliano Fabian Gonzalez De Gaetano. 

Gaetano, sindicalista millonario, vendió el inmueble obtenido ilícitamente a Marcelo Basilio Jaef y Pablo Marcelo Abdala -que conocían esa procedencia ilícita- en la suma de $3.200.000. La venta tuvo de intermediario a Leandro David Perez que se ofreció de intermediario entre las partes y realizaron la nueva transacción con los servicios de Aliau, que ya sabía de la ilicitud por haber intervenido antes. La nueva compraventa quedó inscripta en la escritura Nro. 53 A P Nº 02694015 de su escribanía, la cual presentó junto con el certificado nro. 365884 en el Registro General de la Propiedad Inmueble el 15 de agosto de 2014. La maniobra de lavado se había perfeccionado con la compra de Jaef y Abdala. Ambos, vendieron el terreno a Jorge Oneto, que también conocía de la maniobra ilícita, en 3.500.000 pesos. Nuevamente “Lelo” Pérez se ofreció como intermediario y, esta vez, fueron a ver al notario Luis María Kurtzemann, que ya conocía de toda la maniobra ilegal.

Para perfeccionar la maniobra de lavado, la Fiscalñia reconoce que hay falsedad en las declaraciones concernientes al pago de Oneto, supuestamente de todo el monto en el momento. Lo cierto es que el propio Oneto instrumentó otra forma de pago detectada de esta forma:

1) la cesión onerosa de derechos, acciones y obligaciones por $ 1.500.000 en favor de  Marcelo Basilio Jaef y Pablo Marcelo Abdala, en idéntica fecha.

2) la compraventa de una unidad funcional con partida inmobiliaria 16-06-01 218316/0053 (Torre Acqualina) en favor  Marcelo Basilio Jaef y Pablo Marcelo Abdala, en fecha 03/07/2015.

3) la compraventa de una unidad con partida inmobiliaria 16-03-01 218316/0053 (Torre Acqualina) en favor de Palabra Santa SRL representada por los Sres. Leandro David Perez y Marcelo Malatesta, en fecha 04/06/2015.

Oneto vendió el inmueble adquirido de forma ilegal a J.M.B por la suma de 1.600.000 dólares el 2 de septiembre del año pasado.

Toda la maniobra queda en evidencia tras la denuncia de Martín Navarro Luppi, hijo del ex camarista fallecido, titular original del terreno. Descubrió el fraaude ingresando a la página web de API para pagar boletas atrasadas. Fuerte fue la sorpresa cuando la descripción oficial de la titularidad no pertenecía a su madre. Consultó en el Registro dela Propiedad y verificó que que supuestamente su mamá había sido representada por Aymo, según poder pasado por Torres, a De Gaetano en la suma de 3.000.000 de pesos – cuando en el mercado valía por lo menos 10 millones de pesos-. Todo era trucho.

El que tenía contactos con el Registro de la Propiedad era Torres, según las escuchas, con una mujer de la Mesa de Entradas. En una de las caso 800 horas de escuchas telefónicas se advierte un diálogo entre Torres y Aymo.

TORRES: ¿Cómo le va? Buenas Tardes.

AYMO: Que tal escribano, ¿Que dice Usted?.

T: Bueno, le comento, esta chica me habló esta mañana, me dijo que podía estar para el lunes.

A: ¿Para este lunes?

T: Para este lunes.

A: Bárbaro.

 T: Ella no pide contribución ni nada, está solicitando un préstamo a devolver.

A: Si.

T:  Es decir, un préstamo de $10000 que ella devolvería en tres veces.

A: Si.

T: No se si es posible, por eso digo. O sea lo pide como favor contra el favor que está haciendo, o sea ella no quiere una gratificación de no devolver, ¿Me explico?.

A: Si. T: No se si usted conoce a alguien que pueda facilitarle un préstamo, le hacemos firmar un documento, lo que sea, no se.

A: Eh, si, bueno, yo de mi parte, 5 yo le conseguiría y se lo daría si nos da una escritura pero me pongo en campaña a ver si consigo para poder darle, para prestarle. ¿Ud. que me dice, que le prestemos?

T: Estaría para el lunes o sea, ella vuelve el lunes, ella ya estuvo hablando con los amigos, con los contactos ahí adentro. Ella se reintegra el lunes porque está de licencia por un problema de salud, ella se reintegra el lunes entonces, le tendríamos que dar esto el lunes cosa de ver si la sacas el mismo lunes aunque sea a última hora, yo a primera hora le haría la entrega, le haría firmar  lo que usted diga que le tenemos que hacer firmar, y bueno, y vemos, no se véal

En un momento, el grupo se entera que la viuda de Navarro descubrió el ardid y presentó la denuncia. Hay muchas conversaciones grabadas entre Abdala, Lelo Perez, Terán y Kurtzemann en las que refieren a las operatorias relacionadas al campo y ensayan diferentes maneras de desligarse de las mismas.

En una escucha Oneto le dice a Jaef:  “Yo lamentablemente me tengo que cubrir, entonces la idea era que firmáramos todos un acuerdo, que yo haga el fronting, que siga todo igual como está e inscribimos las escrituras”

En otra, Luis María Kurtzemann habla con un tal “Lucho”, que le pregunta quiénes le habían vendido el campo a Oneto y menciona a Torres como “el escribano del poder ‘falopa’”.

Peleas 

En las escuchas surgen varias peleas, dudas y desconfianzas. En una de ellas De gaetano le pregunta a Jaef sobre los números a afrontar por gastos de la venta del campo. Jaef le indica “Ciento y pico de mil, diez mil dólares”. De Gaetano lo intenta tranquilizar y le refiere que después de la una lo tiene, y le dice  que pueden faltarle 20.000. Luego le dice: “ yo te voy a dar la plata pero cómo me la vas a devolver?” Jaef le contesta “lo charlamos después. No es importante eso. Vos estás meando afuera del tarro todo. Estamos en el 99,8, Maxi, y yo no puedo más. No te voy a explicar esto por teléfono”.

En otra escucha Jaef habla con Aliau. Hablan sobre el pedido de Kurtzemann, escribano de Oneto, como último comprador de la propiedad a Jaef y Perez.  Jaef le quería plantear a Aliau lo que había conversado con Kurtzemann, que era la necesidad de contar con una copia del protocolo en la que se asentó la escritura con la que Jaef compró el campo. Jaef estaba preocupado “en no quedar enganchado”.

Kurtzemann, luego le cuenta a Jaef  que “Jorge habló con Lelo. Dice que el Lelo firma lo que le digan. Yo no sé si firma lo que le digan. A mí no me queda claro. Yo también lo llamé y no me respondió un llamad (…) Marcelo, yo no tengo nada que ver en esto. Es más, yo soy una víctima de ésto, y me estoy fumando el quilombo del Lelo, cuando en realidad no me gustan estas cosas a mí. Yo no estoy involucrado en estas cosas. Estoy involucrado por Lelo. Por eso, quedamos todos involucrados por Lelo (…) para mi, el Lelo quiso cagar a todos, y por eso estaba apurado en solucionar la cosa porque sabía el quilombo que se venía. El quilombo vino, y ahora como se descubrió el quilombo antes de saber de todas las inscripciones, Jorge, quiere cubrirse. Y supuestamente ellos se siguen sentando a comer, siguen compartiendo cenas, minas, y todo lo demás, y nosotros quedamos en el medio. Lo que ellos quieren hacer es eso, un acuerdo donde diga que para el caso en que haya un conflicto para el caso del campo que Jorge adquirió, responden con todos los bienes que estaban adentro”.

Jaef se siente acorralado y se lo escucha decir: “Estamos en el filo, es gravísimo. Estamos en el filo. O sea, yo ya más no puedo hacer. Puse los dedos en todos lados. Y después veremos. Después lo agarraremos al otro, después veremos, viste, pero, no puede pasar de hoy”. Lelo le dice “puse 200” 200. Jaef le retruca que él también. Perez insiste “Pero vos lo ponés para vos la concha de tu madre, yo la pongo para todos. Vos la ponés para tus bienes”.

Pérez le indica “Hasta recién (estuve) hablando con el Gordo (G. De Gaetano), una hora y media, desde que me dejaste vos, quince minutos, recién corto con él, quiere el… te dije cómo es el tema que él tiene la plata para ponerla pero quiere el Smart en garantía. Jaef reacciona “llamalo ahora, porque lo voy a ir a caga,r a buscar yo en este momento. Decile que yo le voy a dar una pija mía y que voy a sacar los tres contratos que tengo de setenta y cinco mil dólares cada uno, antes de coso, y lo voy a ir a hacer mierda. Yo voy a perder todo, pero él va a quedar culo al norte. ¡Que se acuerde de lo que yo le digo!, porque yo me estoy cagando la vida por este gordo, así que, ¿yo le di un millón de dólares y el flaco quiere un Smart de garantía? Decile que yo tengo honor y que me va a chupar la pija. Pero la pija me la va a chupar. La pija. Que haga lo que quiera (…) decile que yo le di un millón de dólares, ¿y él quiere en garantía? Decile que lo voy a ir a buscar, que me diga dónde está en este momento, en este momento dónde está, que yo lo voy a ir a buscar. Y decile que yo voy sin nada, a ver si él tiene huevos de ir sin nada. Sabés cómo le arranco la cabeza.”….

En medio del desconcierto Oneto se ofreció a hacer de “fronting” pero le aclara que Pablo (Abdala) no va a firmar. Jaef lo mantiene informado a Abdala sobre la venta del campo.

Jaef le recuerda que “nosotros ya pasamos a ser un intermediario. Yo me quedo con el departamento, ¿no es cierto?. En un millón y medio de pesos, que es lo que se escritura, ¿está? Bueno, le devuelvo en un millón y medio de pesos y yo me quedo con el departamento.”

Abdala le contesta: “Está bien, pero ésto, en valores, suponete que el campo vale cien…. Yo tengo cincuenta a mi nombre y vos tenés cincuenta a tu nombre. Ponele que a vos te reclamen dos palos… Acá viene el problema: yo voy a recibir diez…. ¿No es cierto? Entones yo me llevo mis diez. Después dentro de tres años me reclaman cincuenta…mañana, dentro de tres años cuando me reclamen, yo, encima que no la recibí le voy a pagar algo que no tengo.”

Abdala se preocupa por el reclamo que vendrá si el desaguisado se ventila. “Yo le hice el favor a un tipo de figurar, a mi no me conviene quedarme con la mitad del campo. Así no voy a tener nada y encima voy a deber la mitad del campo”. Jaef lo calma: “No, olvidate”. El CEO de La Capital le dice: “yo hace tres años tengo una espada clavada en la cabeza, no quiero seguir viviendo de la misma manera”. Jaef le contesta: ” es que no hay manera. La mejor manera es salir, no hay otra”. Abdala relata “yo no puedo estar pendiente dentro de… tres años, cuatro, y diciendo: “Y, capaz que viene y le tengo que pagar la mitad del campo”, ¿entendés? Yo tengo que frenarlo de alguna manera a esto. No puedo… quiero, no sé, algo tengo que tener. Eso es lo que yo te preguntaba ayer. Por eso le quería decir al Piojo. Yo me quiero sacar el problema de encima. Cuando termina esto, me lo quiero sacar, y de esta manera no me lo saco. Yo soy dueño de la mitad del campo por hacer un favor, y dentro de tres años capaz que tengo que pagarle la mitad de algo a alguien, y ni siquiera la recibí, ¿entendés? Eso es lo que digo.” Y agrega “es fácil: el campo vale cien. Yo soy deudor de cincuenta, me pagan, yo recibo diez, y dentro de tres años me piden los cincuenta. Es clara. Es seguro. ¿Entendés?”.  Abdala luego de un intercambio de opiniones le afirma “si hay un problema, lo vamos a tener dentro de tres años, Oneto nos va a reclamar a nosotros, andá a saber todo el quilombo que pasa, y le van a reclamar al dueño del campo: yo, mitad. Vos, mitad. Pero vos recibís la mitad, yo, no, ¿entendés? Entonces, de última, estoy peor que nadie, tengo que poner lo que nunca recibí. ¿Entendés?… ” Y luego le retruca… “vos lo tenés, no yo, ¿entendés? Yo voy a tener que pagar, de mi plata, el millón setecientos cincuenta. Eso es lo que te digo, es sencillo lo que te digo. Porque es una cosa súper lógica, porque como yo soy testaferro, ¿entendés? Por eso cago, porque soy testaferro.”

El Fronting

Oneto se jactaba de serlo.  “A mí no me importa el dolor de cabeza, a mí no me importa hacer el fronting, yo no tengo problemas. A mí lo que me importa es si yo no puedo disponer del bien. Porque yo los otros bienes que entregué, están todos a la venta. Entonces yo si no puedo disponer de este bien, a mí no me sirve para nada (…) “yo lamentablemente, me tengo que cubrir, entonces, la idea era que firmáramos todos un acuerdo, que yo haga el fronting, que siga todo igual, como está, e inscribimos las escrituras. Yo haga el fronting del campo, trate de sacar esto adelante, pero que firmáramos un acuerdo, que hasta que no se resuelva el tema del campo, tampoco se puede disponer de las otras propiedades”. Le plantea al resto firmar un convenio para que no se puedan vender las propiedades, ya que Jaef cuestionó que “Lelo” se quedó con un departamento.

Para el Fiscal Sebastián Narvaja, los investigados formaron parte de una asociación ilícita. Se los imputa a Juan Roberto Aymo, Jonatan Zarate, Ramona Isabel Rodriguez, Transito Retamar Portillo, Juan Bautista Aliau, Eduardo Martín Torres, Maximiliano Rodrigo Fabian Gonzalez de Gaetano, Leandro David Perez, Marcelo Basilio Jaef, Pablo Marcelo Adbala,  Jorge Oneto y Luis María Kurtzemannn. Generaban activos a través de fraudes inmobiliarios. También receptaban activos provenientes de la actividad narcocriminal con el fin de ponerlos en circulación

“La organización contaba con capacidad suficiente para procesar dichos inmuebles de modo tal de ponerlos en circulación con la consecuencia posible que adquieran apariencia de origen lícito.

Pero además, la organización también contaba con la capacidad y se encontraba predispuesta para procesar flujos financieros provenientes del narcotráfico y de otras actividades ilícitas, con el fin de aplicarlas a operaciones con la consecuencia posible que  adquieran  apariencia de origen lícito.

La organización se estructura bajo la forma de una red que se ramifica en células con capacidad de actuación autónoma, al mismo tiempo que con capacidad de actuación coordinada con otras células de la red”.

La red, para los investigadores se activaba por células de forma independiente. “Así, si se trata de ejecutar maniobras de fraudes con propiedades, se activa la red integrada por Aymo, Rodríguez, Zárate, Portillo Retamar y Torres. Cuando se trata de un bien cuya magnitud excede la capacidad operativa de esta célula, se pone en funcionamiento la red integrada por González de Gaetano, Pérez y Aliau, con el fin de poner en circulación los bienes y de conectar la operación con la tercera célula, conformada por Oneto, Abdala, Kurtzemann y Jaef. Por otra parte, si los fondos provienen del narcotráfico, se activa la red conformada por Pérez, Aymo y González de Gaetano que recepta fondos de origen ilícito y los pone en circulación, aplicándolos a operaciones de compra de bienes en efectivo o generando intercambio de tráfico financiero con la red conformada por Abdala, Jaef y Oneto”. 

Imputaciones

Juan Roberto Aymo: Uso de documento público falso destinado para acreditar la identidad de las personas en en concurso ideal con Falsificación ideológica de instrumento público en concurso ideal con uso de documento público falso ideológicamente en concurso ideal con falsificación ideológica de instrumento público en concurso ideal con estafa – 4 hechos- en concurso real entre sí y en concurso real con uso de documento público falso destinado para acreditar la identidad de las personas en concurso ideal con Falsificación ideológica de instrumento público en concurso ideal con estafa en grado de tentativa en concurso real con uso de instrumento público materia e ideológicamente falso en concurso ideal con estelionato y con Lavado de Activos en concurso real con asociación ilícita; todos en carácter de coautor.

Jonatan Javier Zarate: Falsificación ideológica de instrumento público en concurso ideal con uso de instrumento falso ideológicamente en concurso ideal con estafa -dos hechos en concurso real- en carácter de coautor, y en concurso real con asociación ilícita en carácter de coautor.

Eduardo Martin Torres: Falsificación ideológica de instrumento público en concurso ideal con uso de documento público destinado para acreditar la identidad de las personas falso en carácter de coautor –cinco hechos-, en concurso real con uso de documento público materialmente falso en carácter de autor, en concurso real con falsificación ideológica de documento público en carácter de coautor -tres hechos-, en concurso real con uso de documento ideológicamente falso en carácter de autor en concurso ideal con estafa en carácter de coautor – tres hechos-, en concurso real con tentativa de estafa en carácter de partícipe necesario, en concurso real con estafa en carácter de partícipe necesario y en concurso real con asociación ilícita en carácter de coautor.

Ramona Isabel Rodriguez: Falsificación ideológica de instrumento público -dos hechos- en carácter de coautora, en concurso real con estafa -dos hechos- en carácter de coautora, en concurso real con uso de documento público materialmente falso en concurso ideal con estelionato en carácter de coautora y en concurso real con asociación ilícita en carácter de coautor

Marcelo Basilio Jaef: Uso de instrumento público ideológicamente falso en carácter de autor, en concurso ideal con tentativa de estafa en carácter de coautor, en concurso real con falsificación ideológica de instrumento público en carácter de coautor, en concurso real con lavado de activos en carácter de coautor y en concurso real con asociación ilícita en carácter de coautor.

Juan Bautista Aliau: Falsificación ideológica de instrumento público en carácter de coautor, en concurso ideal con uso de instrumento público ideológicamente falso en carácter de autor en concurso ideal con estafa en carácter de coautor, en concurso real con lavado de activos en carácter de partícipe necesario y en concurso real con asociación ilícita en carácter de coautor.

Maximiliano Rodrigo Gonzalez De Gaetano: Falsificación ideológica de instrumento público en carácter de coautor en concurso ideal con estafa en carácter de coautor en concurso real con lavado de activos en carácter de coautor y en concurso real con asociación ilícita en carácter de coautor

 Pablo Marcelo Abdala:  Lavado de activos en carácter de autor en concurso real con Falsificación ideológica de instrumento público en carácter de coautor y en concurso real con asociación ilícita en carácter de coautor.

Leandro David Pérez: Lavado de activos en carácter de coautor y en concurso real con asociación ilícita en carácter de coautor.

Jorge Oneto: Lavado de activos en carácter de coautor en concurso real con falsificación ideológica de instrumento público en carácter de coautor y en concurso real con asociación ilícita en carácter de coautor.

Luis María Kurtzemann: Lavado de activos en carácter de coautor en concurso real con falsificación ideológica de instrumento público en carácter de coautor y en concurso real con asociación ilícita en carácter de coautor.

Autor: H.M.G

 

Etiquetas

Add To TwiiterRetweet This Post item information on FacebookShare This Stumble ThisStumbleUpon This Digg ThisDigg This Add To Del.icio.usBookmark This

About The Author

Deja un comentario