Home » Rotativas » Estafas inmobiliarias: el largo brazo de la banda de los escribanos

Estafas inmobiliarias: el largo brazo de la banda de los escribanos

El juez Darío Sánchez procesó a 26 santafesinos que conformaron una asociación ilícita para desapoderar  a legítimos propietarios de inmuebles y terrenos mediante la falsificación de documentos. Entre los imputados hay abogados, escribanos y empleados del Registro de la Propiedad.

Darío Sánchez firmó el procesamiento el último día hábil del año pasado pero las partes fueron notificadas en las últimas horas. Para el magistrado, 26 santafesinos conformaron una asociación ilícita para estafar a desprevenidos propietarios legítimos y desapoderarlos de sus campos y terrenos. La causa se abrió el 21 de diciembre de  2011 con una denuncia realizada por el entonces Secretario de Justicia de la provincia, Roberto Vicente y por la Directora del Registro General Nora Beatriz Mauro, ante la presencia de incongruencias o alteraciones en registros dominiales. El fiscal Rubén Díaz firmó un requerimiento de instrucción y luego el juez Jorge Pegassano se hizo cargo de la pesquisa.

Frente a la trascendencia y difusión de los primeros pasos de la investigación fueron asomando nuevos casos, los más típicos, casi de manual: falsificación de los datos registrales que permitían que un tercero (conocedor del delito) sirva de prestanombre de escribanos y abogados que, en sintonía con empleados infieles del Registro de la Propiedad transferían terrenos de forma ilegal. Así, se corroboraron varias decenas de maniobras estafatorias en las localidades de Santo Tomé, Rincón y Sauce Viejo, preferentemente.

En junio de 2013 el juez Jorge Pegassano procesó por falsificación de documento público a los tres escribanos que aparecen activando las maniobras en todos los casos: Martín Peón, Pablo Galván y Claudia Dechanzi. Los procesamientos fueron apelados por las defensas y en octubre del mismo año la Cámara de Apelaciones consideró que las indagatorias a los imputados fueron nulas por errores procesales de Pegassano y derivó el expediente a otro juzgado, en este caso, a cargo de Darío Sánchez.

Sánchez acumuló todas las denuncias existentes y ordenó indagar a 30 personas, entre ellos empleados del Registro General y a particulares que ponían sus firmas para perfeccionar la maniobra ardidosa. El juez también pidió un cuerpo de escritura en todos los casos para cotejar las firmas en los legajos adulterados.

En su fallo Sánchez valora que “que existió un grupo de personas que formaron parte de una asociación cuya finalidad era la de cometer delitos y por otro lado, otro grupo de personas que prestaban los nombres para consumar los ilícitos (…) las operatorias fueron varias, pero la mecánica primaria consistió  en la adulteración y/o falsificación y/o inserción de datos falsos en asientos registrales en el Registro de la Propiedad. En ellos justamente se asientan transferencias cuyas escrituras públicas resultan inexistentes, careciendo por lo tanto de soporte documental suficiente; o bien refieren a otras Escrituras Públicas del Archivo de Protocolos del Colegio de Escribanos cuyo transmitente y adquirente no se condicen con las personas del asiento respectivo; y por lo cual una persona aparece como propietaria (sin serlo) de un inmueble que luego transfiere (venta y/o donación) a terceras personas. Que posteriormente, con la información falsa contenida en dichos asientos, se actualizaba la titularidad dominial de esos inmuebles en la Base de Datos del Servicio de Catastro e Información Territorial, a los efectos tributarios, con complicidad de algunos de sus empleados”. Entre los empleados infieles sobresalía Daniel Tomassi, quién tenía pleno acceso a los documentos adulterados ya quien el juez encuentra como clave en las maniobras. Tomassi operaba con los escribanos Dechanzi, Peón y Galván y colaboraban las empleadas de la Dirección de Catastro Edelvis Patrone y Cristina Usedo. Además, la banda se integraba por varios prestanombres, como  Antonio Amaray, Jorge Horacio De Napoli, Alberto Luis Eggel, Eduardo Mantay, Miguel Ángel Durani, Ángel Alberto Guardia, Urbano Parisse, Diego Marcelo Parisse, Enrique Gabriel Meyer, Julio David Diaz, Rolando Vergara, Carmelo Antonio Liberatore, Jesús Hipólito Vega, Tomas Rubén Nuñez  y otras personas aún no individualizadas”.

Para el juez Sánchez, los delitos atribuídos al grupo consistían en insertar declaraciones falsas en instrumentos públicos y/o asientos registrales, su falsificación y/o adulteración, relativos a cambios apócrifos de titularidad dominial y catastral sobre distintos inmuebles.

Todos los procesados fueron embargados en 10.000 pesos, menos los escribanos Dechanzi, Peón y Galván y Daniel Tomassi a quienes se les trabó un embargo por la suma de 50.000 pesos. Para el juez todos formaron parte de una asociación ilícita que mediante la falsificación ideológica y de documentos públicos estafaron a un grupo importante de santafesinos.

Todos los procesados:

*Ricardo Acebal, Jorge de Napoli, Julio Díaz, Miguel Durani, Alberto Eggel, Angel Guardia, Raimundo López Barro, Eduardo Mantay, Marcelo Ojeda, Raúl Muñiz, Tomás Núñez, Diego Parisse, Urbano Parisse y María Cristina Manzur., como presuntos Participes primarios de falsedad ideológica de Instrumentos Publico, Coautores de Estafa y Asociación Ilícita; todo en concurso real entre si (arts. 45, 172, 210, 293 y 55 del Código Penal).

*Odelina Martín, como presunta Participe primario de falsedad ideológica de Instrumentos Publico y Asociación Ilícita; todo en concurso real entre si (arts. 45, 210, 293 y 55 del Código Penal).

*Rolando Vergara, Jesús Vega y Carmelo Liberatore, por los delitos de Estafa y Asociación Ilícita; todo en concurso real entre si (arts. 172, 45, 210 y 55 del Código Penal).

*Claudia Dechanzi, Martín Peón y Pablo Galván como presuntos coautores de los delitos de Falsedad Ideológica de Instrumento Público, Estafa y Asociación Ilícita en Concurso Real entre si (arts. 210, 293, 172 y 55 del Código Penal).

*Daniel Tomassi, como presunto autor de los delitos de ESTAFA y FALSEDAD IDEOLÓGICA, Partícipe principal de Estafa, y Asociación Ilícita, todo en concurso real entre si (arts. 293, 172, 210, 45 y 55 del Código Penal).

*Elbio Roldán y Miguel Ceballos como presuntos Partícipes principales de Estafa y Asociación Ilícita, todo en concurso real entre si (arts. 172, 210, 45 y 55 del Código Penal).

*Cristina Usedo y Edelvis Patrone, como presuntas autoras de los delitos de Falsedad Ideológica, Partícipe principal de Estafa y Asociación Ilícita, todo en concurso real entre si (arts. 293, 172, 210, 45 y 55 del Código Penal).

Autor: H.M.G

 

 

 

 

Etiquetas

Add To TwiiterRetweet This Post item information on FacebookShare This Stumble ThisStumbleUpon This Digg ThisDigg This Add To Del.icio.usBookmark This

About The Author

Deja un comentario