Home » Locales » De cabeza a la Sudamericana

De cabeza a la Sudamericana

Con un gran cabezazo de Soldano apenas empezó el segundo tiempo, Unión derrotó a Independiente y clasificó para jugar el certamen internacional por primera vez en su historia. El 15 de Abril culminó el torneo invicto.

Hace un par de días escribí en estas páginas que si Unión no clasificaba a la Copa Sudamericana del año que viene iba a ser una gran injusticia. En el mismo comentario, y aunque resulte paradójico, también opiné que si no lo hacía podía titularse como un “fracaso”, aunque lo hice fundamentando detalladamente la razón.

Ahora, con el resultado puesto, y sobre todo con el objetivo logrado, puedo decir que se hizo justicia. Que tras ganarle 1 a 0 a Independiente con el gol de Franco Soldano, Unión clasificó a un certamen internacional por primera vez en su rica historia de 111 años, y que lo logró en base a lo que mostró durante toda La Superliga: regularidad, inteligencia y corazón.

No estaría mal hacer un poco de memoria. Leonardo Madelón llegó el año pasado a un Unión herido de muerte tras la malísima campaña de un tal “Pomelo” Marini, que dejó al equipo con uno de los promedios más bajos y con un plantel hecho “pelota” desde lo anímico.

Pero claro, se trata de Madelón, y se sabe lo que significa ese apellido para Unión. Llegó otro apellido ilustre para la entidad de la avenida: Zuccarelli. En este caso Martín, el hijo del gran Humberto, para cumplir una función, la de manager o secretario deportivo, como se le quiera llamar, y empezaron a “laburar”.

Para eso había que llevar a cabo dos cosas fundamentales: conseguir jugadores y levantar el ánimo de los que habían quedado, y para eso se pusieron manos a la obra el cuerpo técnico de Madelón y Martín Zuccarelli.

Haciendo un repaso por los integrantes del plantel que terminaron la Superliga, entre los “nuevos” y los que quedaron del torneo anterior, podemos nombrar a: Nereo, Martínez, Gómez Andrade, Bottinelli, Balbi, Zabala, Acevedo, Mauro Pittón, Fragapane, Gamba, Soldano.

Sí, leyó bien. Salvo Martínez, que por lesión fue reemplazado por el juvenil Blasi, es el equipo que le ganó a Independiente. A ellos se les puede sumar Bruno Pittón, De Iriondo, Vitale, Rodrigo Gómez; y los pibes Blasi, Bracamonte y Gallegos. Con eso, sólo con eso, Madelón y compañía se arreglaron para cumplir un sueño.

Porque a aquel objetivo primordial, logrado a mitad de torneo, se le sumó otro: ¿por qué no soñar con entrar a un certamen internacional? Y mientras Unión sumaba para “engrosar el promedio”, se mantenía entre los que clasificaban a la Libertadores. Lo hizo durante varias fechas. Luego, un par de resultados negativos lo metieron en la Sudamericana y recién faltando tres o cuatro fechas salió de ese lote y comenzaron algunas dudas.

Por eso se llegó a la última fecha con la obligación de ganarle a Independiente para clasificar sin depender de otros resultados. Con una “linda presión”. Y lo logró. ¿Cómo lo hizo?, jugando de la manera en que lo hizo todo el campeonato, con regularidad, inteligencia, sabiendo lo que debía hacer. Respaldado por un técnico que se animó a cambiarles el “chip” a todos. Primero para sumar puntos urgentemente, y luego para tratar de lograr lo que nunca se había logrado.

¿Y quién otro que Leonardo Carol Madelón podía hacerlo? Bien podría llamarse a éste como el “Madelonazo II”. A aquel del 89 como jugador, le sumó éste como entrenador. Dos grandes hitos de la historia tatengue logrados por el mismo hombre, Madelón será, con el paso de los años, y eternamente, un apellido ilustre en la vida de Unión.

El Tate logró que el sueño de miles de hinchas se haga realidad: jugar un torneo internacional. Lo hará en 2019, 30 años después de 1989. Jugará la Copa Sudamericana, gracias a la cabeza de Soldano para el 1-0 sobre Independiente, y gracias a la cabeza de “Leo” Madelón, y no hace falta aclarar la razón.

Etiquetas

Add To TwiiterRetweet This Post item information on FacebookShare This Stumble ThisStumbleUpon This Digg ThisDigg This Add To Del.icio.usBookmark This

About The Author

Deja un comentario