Home » Nacionales » Corrupción K: ola de detenciones y secuestro de bienes

Corrupción K: ola de detenciones y secuestro de bienes

Julio De Vido y su mano derecha Roberto Baratta manejaron contratos, en su mayoría energéticos, por 200 mil millones de dólares. El juez y el fiscal quieren llegar a las financieras que lavaron las coimas.

Los cuadernos de Oscar Centeno -ex chofer de Roberto Baratta, mano derecha de Julio De Vido-  abren la puerta al submundo de las coimas de las obras públicas que manejó Julio De Vido, fundamentalmente las obras energéticas que hasta ahora fueron investigadas poco por la Justicia. Una fuente judicial confirmó a Clarín que se estima, en principio, que en el remise de Centeno se movieron “unos 160 millones de dólares en efectivo” provenientes de esos contratos públicos.

Los cuadernos de Centeno revelados por Diego Cabot en La Nación permiten al fiscal Carlos Stornelli y al juez Claudio Bonadio reconstruir esta ruta del dinero. Así como el ex valijero Leonardo Fariña confesó que lavó parte de los 60 millones de dólares que Lázaro Báez mandó a Suiza, a través de la financiera Provalor, ahora Centeno permitir ir hacia otras financieras que aún hoy ocultan esa plata negra. Por esta razón el juez ordenó una serie de allanamientos y va a ver más en las próximas horas.

Baratta fue y sigue siendo la mano derecha del ex ministro de Planificación. Ambos manejaron un total de contratos públicos por 200 mil millones de dólares. Baratta comandó, a los gritos, a la empresa ENARSA que compró, sin licitación, gas natural líquido (GNL) en barcos por 17 mil millones de dólares y esta fue la causa que hizo estallar este nuevo escándalo.

El año pasado, Bonadio había procesado a De Vido, Baratta, Roberto Dromi y otros empresarios en la causa madre por la compra de los barcos con GNL. Pero la Cámara Federal porteña anuló los procesamientos, ordenó hacer una nueva pericia y redefinir la situación procesal de los imputados. Un primer peritaje que habló de 7 mil millones de dólares en sobreprecios fue desestimado, y ahora se realiza uno nuevo.

A su vez, ese tribunal había dejado ad referéndum de una decisión de la Cámara de Casación Penal la orden de volver a mandar a Baratta a la cárcel. Ahora, como fue detenido en esta nueva causa, se tornó abstracta esa decisión.

Esta causa conexa a la del GNL se abrió gracias al testimonio de la ex mujer de Centeno tomado a fines del año pasado. La ex esposa del remisero contó cómo su esposo transportó cientos de millones de dólares. Entonces, en ese momento se abrió una tercera causa y la fiscal Alejandra Mángano imputó a Baratta, a su esposa Dalina Bielle y a su ex chofer por enriquecimiento ilícito, investigación que está a cargo del juez Sergio Torres.

La ex esposa del chofer de Baratta contó que Centeno visitaba “cuevas” financieras con su jefe y se llevaban “bolsos con dinero”. Luego de la detención del ex secretario de Coordinación de De Vido en octubre de 2017, esa mujer también reveló que, a partir de trabajar con Baratta, su ex pareja “había mejorado notablemente su nivel de vida”, a pesar de que solo cobraba su sueldo como chofer. Y relató que él le había contado que Baratta usaba una casa en el exclusivo country Mapuche, ubicada en la localidad bonaerense de Pilar y que allí “había una construcción subterránea”.

 

Sin embargo, ese pasadizo no se encontró en un allanamiento ordenado por Bonadio. Allí sí se determinó que  “las expensas de la casa las pagaba la madre” de la mano derecha de De Vido y que a Baratta se lo veía los fines de semana descansando en el lugar, según contó una fuente judicial. La madre de Baratt, María Rosa Girona, no posee antecedentes laborales formales y los sistemas de riesgo crediticio la califican como “nivel socioeconómico D”, es decir con ingresos no mayores a 10 mil pesos.

La ex esposa de Centeno dijo que el chofer de Baratta le compró un departamento y él se construyó una casa en la zona norte del Gran Buenos Aires. Cuando por orden de Bonadio fue allanada la vivienda del chofer Centeno, quien en los años 2015 y 2016 figuraba como empleado de Nucleoeléctrica Argentina –otra empresa que estaba en la órbita de De Vido- se encontraron algo más de 35 mil dólares en efectivo.

La mujer aseguró ante el juez que su ex pareja, incluso, le había comprado una casa en Salta a la hermana. Afirmó también que Baratta le habría regalado otra casa a un familiar en la localidad bonaerense de Tres de Febrero.

En Comodoro Py se sospecha que Baratta podría haber invertido dinero en la construcción de edificios en la zona norte del GBA. Dijo que gracias a Baratta, ella misma entró a trabajar en Yacimientos Carboníferos Río Turbio (YCRT), que estaba bajo control del ministerio Planificación.

A partir de la documentación encontrada en la casa de Baratta, también allanada por Bonadio en noviembre del 2017, los investigadores judiciales tienen bajo análisis un préstamo cruzado entre Baratta y otro ex funcionario del kirchnerismo. Y todas las operaciones comerciales y financieras de Centeno, que desde el 2016 trabaja como remisero y figura como empleado de la municipalidad de Berazategui, están bajo la lupa judicial.

Etiquetas

Add To TwiiterRetweet This Post item information on FacebookShare This Stumble ThisStumbleUpon This Digg ThisDigg This Add To Del.icio.usBookmark This

About The Author

Deja un comentario