Home » Locales » La historia de “Tata” Baldomir, el excampeón condenado por abuso sexual

La historia de “Tata” Baldomir, el excampeón condenado por abuso sexual

El “Tata” Baldomir pegó el salto a la fama la noche del 7 de enero del 2006 sobre el escenario que montaron en el mítico Madison Square Garden de New York. Las tarjetas lo vieron ganador sobre el provocador y local Zab Judah. La heroicidad del combate se potenció cuando se conoció su historia: el boxeador que subsistía vendiendo plumeros en la calle había conseguido el cinturón del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) del peso welter. El cóctel se transformó en un manjar para los flashes que lo acompañaron hasta la cima tan rápido como lo abandonaron en la inmediata derrota.

Carlos Manuel Baldomir volvió a reaparecer como protagonista de una historia atroz: la Justicia lo condenó a 18 años de prisión por haber abusado sexualmente de su hija en reiteradas ocasiones cuando era menor de edad.

El ex pugilista de 48 años estaba preso desde fines del 2016, cuando ya llevaba más de dos años sin subirse a los rings de manera profesional. Cuando las luces de la fama, esa que ostentó de manera frenética, lo habían abandonado y su historia se había convertido en una auténtica aversión.

Su estrellato como deportista fue corto pero contundente. El reinado entre los peso welter duró apenas 301 días. Nueve meses y medio. Tan solo dos peleas. Le alcanzaron para transformar al boxeo “en el mejor negocio” de su vida, según él mismo confesó a las pocas semanas de erigirse como el mejor pugilista de su categoría.

Tenía por entonces 34 años y apenas un tiempo antes alternaba sus viajes a Alemania, México o Dinamarca para defender su corona internacional del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) con la venta de plumeros porque lo ganado en esos combates con suerte la alcanzaba para vivir “uno o dos meses” y sólo se subía al ring cada seis meses.

Nadie esperaba aquella noche que venciera a Judah, un veloz peleador de 28 años que preparaba una velada millonaria con un joven en ascenso tras finalizar el pleito con el argentino: Floyd Mayweather Jr. El “Tata” Baldomir dio el golpe con su triunfo unánime (115-113; 115-112 y 114-113) en las tarjetas.

El cinturón le duró apenas dos combates. Sus arcas se llenaron de millones: las informaciones hablaban de que en su primera defensa la bolsa rondó cerca del millón y medio de dólares y en la segunda ascendió hasta los cuatro millones de dólares contabilizando los ingresos por la televisión; una de las bolsas más importantes en la historia del boxeo nacional hasta ese momento.

La primera fue ante el canadiense Arturo Gatti (KO 9°), una de las figuras atractivas de la época. Pero la siguiente fue ante el pugilista más convocante de ese momento: “The Money” Mayweather, que hasta allí ostentaba un invicto de 36 presentaciones y había ganado en su pelea previa el título mundial welter de la Federación Internacional de Boxeo (FIB). Esa máquina de dólares recién iniciaba su curva ascendente.

“Cuando vendía plumeros, si no vendía no comía. Hoy estoy muy feliz porque mis hijos tienen lo que yo quise: una buena casa, estudian y les dejé el futuro asegurado. Hoy me siento bien por todo lo que hice y tranquilo por lo que tengo, porque sé que con eso puedo vivir bien”, contó en una entrevista que le realizaron en el 2009 donde confesó que le habían quedado dos millones de dólares “limpios” de sus peleas. “Fui el primer boxeador argentino que hizo la primera pelea y la primera defensa por un millón de dólares. Ninguno de los 30 campeones que había antes que yo. Agarré el mejor momento”, agregó ante el periodista José Curiotto.

 

Baldomir entregó ante Mayweather un título mundial que jamás recuperaría, aunque el cierre de su trayectoria sería agitado: realizó 12 combates más –entre los que se destacó una derrota ante el joven Saúl “Canelo” Álvarez en Las Vegas en el 2010– y cerró sus estadísticas en el 2014 con 49 victorias (15 KO), 16 derrotas y 6 empates. Los años finales los alternó entre su vida como boxeador y el rol de incipiente promotor de colegas. “Creí que con 35 años estaba preparado para la fama y el dinero, pero no estaba preparado. Pasaron muchas cosas que no tendrían que haber pasado en mi vida personal en ese momento de ser campeón y tener mucho dinero”, llegó a confesar.

 

En aquella nota del 2009, ya sin el cinturón entre las manos y con la fama deportiva apagándose lentamente, Baldomir pareció dar palabras premonitorias sobre lo que sucedería. Habló de sus cuatro hijos y del final trágico de los boxeadores. “¿Qué quisiera en mi vida? Que todo esto lindo que me pasó en mi vida termine bien, que tenga un buen final la historia mía: de vender plumeros, ser campeón… Terminar bien. Casi todos los boxeadores terminaron mal, no están preparados. Que dentro de 10, 20, 30 ó 40 años, cuando me toque irme, esté bien”.

 

Este miércoles por la mañana la Justicia de Santa Fe lo encontró culpable de “abuso sexual con acceso carnal calificado y abuso sexual gravemente ultrajante calificado” por haber sometido varias veces a su hija cuando ella tenía entre 8 y 9 años en la casa familiar que compartían. El ex pugilista, que está preso desde noviembre del 2016, deberá cumplir una pena de 18 años de prisión.

Fuente: Infobae

Etiquetas

Add To TwiiterRetweet This Post item information on FacebookShare This Stumble ThisStumbleUpon This Digg ThisDigg This Add To Del.icio.usBookmark This

About The Author

Deja un comentario