Home » Rotativas » Caso Natalia Acosta: un santafesino detenido será indagado por trata

Caso Natalia Acosta: un santafesino detenido será indagado por trata

Se trata de Osvaldo Gabriel Cerri, un santafesino que en 2009, cuando desapareció la joven, frecuentaba a la mujer e incluso se hacía pasar por el dueño de un club privado. Fue el último que tuvo un contacto con Acosta. Criticas a la investigación que se inició en 2009  y nunca profundizó ninguna hipótesis.

El pasado jueves 30 de noviembre fue detenido por orden del juez federal de Santa Fe Francisco Miño el santafesino Osvaldo Cerri, quien en 2009 tuvo un contacto frecuente con Natalia Acosta, la joven que ejercía la prostitución en la zona de la recoleta santafesina y que despareció el 29 de mayo de ese año, luego de subirse al auto de Cerri, un Renault Twingo de color bordó, en la esquina de Suipacha y 25 de Mayo. Por ese entonces, el detenido en el marco de la causa que investiga el derrotero de la joven, se presentaba como relacionista público del club nocturno “Mistico”, que funcionó hasta agosto del año pasado en la peatonal santafesina.  En ese local se ejercía la prostitución y se explotaba a jovencitas humildes. El boliche fue clausurado en 2016 luego de  un allanamiento ordenado por la justicia provincial en el marco de una causa por promoción de la prostitución.  Por ello fue condenado el gerente del cabaret, Juan Carlos “Pelusa” Cisneros, un corondino que frecuentó como cliente durante mucho tiempo el local y luego saltó al rol de jefe, cuando vendió parte de su empresa de tratamiento de la pulpa de frutilla en ésa ciudad. El detenido iba a declarar al día siguiente de su detención, pero una afección cardíaca lo puso en terapia intensiva y retrasó la medida.

Cerri, de acuerdo a la investigación que desarrolló el Fiscal Federal Walter Rodríguez, captó a Acosta con el objetivo de sumarla al staff de Místico, especialmente los días domingos, de acuerdo a una estrategia “comercial” que los socios del lugar discutieron luego de la llegada del Casino a la ciudad, cuando la concurrencia disminuyó un 40%. Cisneros le comentó a Cerri que era importante abrir los domingos para recuperarse económicamente. La propuesta era simple: sólo servicio de acompañantes y porcentaje por los “pases”, que se concretaban en los altos del local y en hoteles de la zona.  La apertura de los domingos de debía  hacer con lo básico, sin DJ que pase música, sin bailarinas y con mínima seguridad. Los dueños de “Místico” advirtieron que gran parte de la “clientela” que asistía a los otro prostíbulos los domingos, luego se transformaban en fieles de esos locales, como “Cristóbal”, el “Club Privado” o “El Stud”.

En ese contexto Cerri se contacta que Natalia, que tenía, según los testigos que declararon en el expediente y muchas compañeras, “una producción importante cada noche”. Ese 29 de mayo de 2009, luego de subirse al auto de Cerri, no se supo más nada de la mujer. Su celular dejó de tener actividad. Ello motivó que su pareja de entonces, un santotomesino llamado Eduardo “Nani” Ruíz, un proxeneta que explotaba a varias chicas, entre ellas a su pareja y a su hermana, que compartía la esquina con Natalia.

La mujer que aún se encuentra desaparecida le había dicho a su mamá un día antes de perder el rastro que “la había ido a ver un gil, un tal Osvaldo, para bailar en el caño en Mísitico”. Le comentó que la hacía enojar y que fue a verla a la esquina en la que ella trabajaba de prostituta. Cerri, tenía vía libre de Cisneros, que lo había escuchado más de una ver decir que él “manejaba chicas”. En ese momento, declaró Cisneros, “queríamos abrir los domingos, mi socio Marcelo Boscarol estaba de acuerdo y el otro socio aparecía poco, era Oscar Burtnik, que ahora es juez (…) las chicas ejercían la prostitución y los clientes pagaban los pases por anticipado, el 70% quedaba para las chicas y el 30% para el local”.

La causa por la desaparición de Natalia Soledad Acosta tuvo largos tramos de estado inmovilizado. El juez Darío Sánchez, que en todo momento investigó una “averiguación de paradero” hizo poco y nada por profundizar las distintas hipótesis que se presentaban. La entonces Fiscal Federal, Cintia Gómez, tuvo un comportamiento displicente. Al decir del actual Fiscal Walter Rodríguez: una pesquisa formal plagada de medidas probatorias carentes de profundidad y dispuestas respecto de un universo acotado, a punto tal que la policía las ejecutó en un contexto donde los encargados de dirigir la investigación se mantuvieron al margen del desarrollo sostenido de una hipótesis criminal, aún equivocada”.

Las diligencias en la causa fueron sólo a los efectos de “hacer como qué” de investigaba, Pocos allanamientos, casi todos en casas de tolerancia, y pocas medidas. El celular de Natalia apareció algunos días después de su desaparición en poder un verdulero llamado Miguel Ángel Espinoza, de la zona de Monte Vera, que dijo haberlo comprado por 30 pesos en un puesto del Mercado de Productores.

Después de ocho años de transcurrida la desaparición de la joven el Fiscal Rodríguez dirigió una pesquisa que profundizó varias hipótesis, dado el roce permanente que surgían de las relaciones de la mujer con el mundo de la noche, donde todo es vidrioso y la mentira suele ser moneda corriente para la supervivencia. Luego de un año de profunda pesquisa, Rodríguez firmó un dictamen el 3 de noviembre pasado en el que solicitaba al juez federal Francisco Miño la detención y la indagatoria de Cerri, por considerarlo responsable de la conducta típica de la captación con evidente propósito de explotación sexual, aprovechándose de la situación de vulnerabilidad de Acosta.

Rodríguez se hizo cargo de la investigación de la desaparición de Natalia Acosta en octubre de 2016, luego que la Corte Suprema de la Nación, la Procuradora y el Grupo de Trabajo contra la Tortura y la Desaparición de Naciones Unidas cuestionara el plazo transcurrido sin una investigación seria para establecer el destino de la mujer.

Autor: Héctor Galiano

 

 

Etiquetas

Add To TwiiterRetweet This Post item information on FacebookShare This Stumble ThisStumbleUpon This Digg ThisDigg This Add To Del.icio.usBookmark This

About The Author

Deja un comentario